Portada » El revolucionario ladrillo para construir casas como Legos: las aísla ahorrando un 40% en calefacción
Sapiencia

El revolucionario ladrillo para construir casas como Legos: las aísla ahorrando un 40% en calefacción

El bloque de encofrado de madera y cemento se usa como revestimiento exterior y para crear muros de carga aislantes en casas y edificios.

Con el precio cambiante de la energía, ahorrar en luz y gas se ha convertido en algo prioritario para muchas familias en España. Además de utilizar placas solares o aerogeneradores, una buena forma de hacerlo es contar con un buen aislamiento térmico que favorezca la eficiencia energética de la casa y ayude a reducir el consumo del aire acondicionado o la calefacción. Y aquí es donde entra en juego Isolabloc, un bloque aislante para bajar las facturas y que se puede usar para construir viviendas como si fuera Lego.

Construir apilando piezas no es una técnica realmente nueva. De hecho, en España ya se utilizó para erigir un estadio de fútbol en Qatar para el pasado Mundial de 2022. Esta misma idea es la que ahora toma Isolabloc, un bloque aislante de encofrado de madera y cemento creado por la empresa francesa Leonhart y que, además de para ahorrar, se utiliza para construir viviendas pasivas amontonando bloques.

Las casas pasivas son aquellas que cuentan con una construcción sostenible y de bajo consumo; y hacen uso de todas las fuentes disponibles para calentarse, como el sol, las personas o electrodomésticos. Por ese motivo necesitan un revestimiento resistente, algo que ofrece Isolabloc, que llega como una nueva alternativa de aislamiento con materiales naturales y que cumple con la RE 2020, que es la nueva normativa medioambiental vigente. 

Construcción más sencilla

Isolabloc es un material innovador que permite ahorrar energía gracias al aislamiento exterior y que se apila como Lego para construir una casa más fácilmente. Se trata de un bloque de encofrado de madera y cemento que está especialmente ideado para el aislamiento exterior de un edificio y para el levantamiento de muros de carga aislantes en casas pasivas, viviendas plurifamiliares y edificios comerciales.

El bloque Isolabloc está compuesto en un 80% por áridos de madera y se suele utilizar como revestimiento exterior. La compañía lo tiene disponible en diferentes grosores de 14, 18 o 20 centímetros; y gracias a ellos obtienen una resistencia térmica de hasta 8,05 kW de potencia por cada metro cuadrado sin puentes térmicos.

Una de sus principales características es que se colocan cual pieza de Lego. Es decir, en seco, sin adhesivos ni mortero, para después rellenarlos con hormigón de 12 o 15 centímetros de espesor que, además de dar confort acústico y resistencia a los terremotos y al fuego, ofrece todos los beneficios de los muros de alta inercia térmica, limitando las variaciones de temperatura dentro de la casa.

El fabricante francés asegura que gracias a estos bloques aislantes, el usuario puede estar seguro de contar con «una gran inercia térmica y un excelente aislamiento acústico». Otro detalle a tener en cuenta es que al formar el muro de carga, no se pierde espacio en el suelo de la casa, como suele suceder con los aislamientos convencionales. 

[Polyroom, las casas prefabricadas que se apilan como Legos para crear grandes edificios]

En este caso, el bloque aislante Isolabloc posee unas prestaciones térmicas muy altas, con resistencias térmicas que oscilan entre 5,40 y 8,05 kW de potencia por cada metro cuadrado. Mientras que al instalarse en el muro exterior de la vivienda se eliminan los puentes térmicos y se aprovecha la inercia de los muros absorbiendo la ganancia solar en invierno para calentar la casa y manteniendo fresco el interior de la vivienda en verano.

Ahorrar luz y gas

Leonhart asegura que con su nuevo material un operario de obra realiza en una sola operación cinco etapas complejas de una construcción tradicional. Además, gracias a la facilidad de instalación del bloque Isolabloc, su precio por metro cuadrado «es muy competitivo frente a la mayoría de soluciones del mercado».

La instalación de este material es muy sencilla, ya que los bloques se apilan como si fuesen Lego para formar un muro aislante, que es el que se utiliza como fachada de la construcción. Incluso se pueden colocar delante de un muro ya existente, como de bloque brisa, para aislarlo del exterior sin la necesidad de adhesivos ni juntas. Esto se debe a que su estructura permite que encajen unos en otros cómodamente.

El fabricante afirma que gracias a su bloque aislante se puede reducir entre un 30 y un 40% los periodos de uso de calefacción de una casa o, incluso, eliminarlos al completo si se opta por construir una vivienda pasiva. También indica que su material es 100% reciclable y se postula como una solución baja en carbono, reduciendo las emisiones de CO2 en al menos un 30%.

Sapiencia

Agregar Comentario

Click aquí para agregar comentario

14 − 7 =

Publicidad.

Topicos

Publicidad…