Food & Drinks Sapiencia

¿Por qué no es bueno tomar la cerveza muy fría? Esto dicen los expertos

Si se sirve demasiado caliente, sobresalen los aromas y sabores, pero cuando se aproxima a la temperatura ambiente, se disipa el amargor

«Vete por las frías», «Vamos a tomarnos unas bien muertas» o «Ya se calentó» son algunas de las frases que seguro hemos escuchado y nos parecen familiarescotidianas y muy, pero muy comunes, porque todos sabemos que la cerveza fría sabe mucho mejor y de hecho es el máximo remedio para el calor, que está presente en muchos estados de México y mejor aún: En varios países alrededor del mundo.  

Y es que aunque todos sepamos que definitivamente la disfrutamos mucho cuando está fría, pero ¿realmente es la mejor idea beberla así? Mientras nuestro lado chelero dice que sí, hay una pequeña vocecita en nuestro interior, que dice que lo que debemos hacer es esperar a que esté un poco tibia, porque si no, podría hacernos algo de daño, pero la verdad es que siempre es mejor silenciar los malos pensamientos. 

Sin embargo, esos «malos» pensamientos podría ser tu intuición diciéndote que no es buena idea beber la cerveza muy fría, lo cual empata con la opinión de los expertos, quienes opinan que el exceso de frío en una cerveza, podría disminuir la volatilidad de los componentes aromáticos de esta bebida, pues entre más helada está, menos burbujas desprende y en lugar de ascender con ellas, se fijan en el líquido. 

¿A qué temperatura es ideal beber cerveza?

Por eso, cuando la cerveza está muy fría, deja de apreciarse por el olfato, al tiempo que provoca un cambio sustancial en el sabor, hasta el punto de convertir en una bebida insulsa, plana y con poca o nula intensidad. El frío puede mejorar algunos aspectos, como el amargor, la sequedad y el carbónico, que si les das a elegir los expertos en cervezas prefieren la primera opción, con un poco más de temperatura, porque el aroma y sabor son básicos para disfrutar y apreciar una buena cerveza

Pero si se sirve demasiado caliente, sobresalen los aromas y sabores, pero a medida que se aproxima a la temperatura ambiente, se disipa el amargor de los lúpulos y también disminuye la cantidad de gas, con lo que tampoco se vive la experiencia de la degustación como debería de ser. Además, de acuerdo con un estudio publicado en Reino Unido, cuando metes cervezas al congelador, el alcohol y el agua se separan y el sabor podría volverse desagradable.

Esto incluso es un asunto de regiones, porque mientras en España Estados Unidos se prefiere más fría, en Gran Bretaña o Alemania, se prefiere a temperatura ambiente y si vas a lugares especializados, te podrás dar cuenta cómo es que la prefieren ahí, porque la suelen servir a la temperatura perfecta. Hay sin duda algunos consejos que pueden ayudar a que la experiencia sea más agradable y enriquecedora, pero eso es otra historia. 

*Gastrolab

Publicidad.

Topicos

Publicidad…